Reflexiones

Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Aceptando el amor.

Photobucket



Moses Mendelssohn, abuelo del conocido compositor alemán, distaba de ser guapo. Además de una estatura algo baja, tenia una grotesca joroba.


Un día visitó a un mercader de Hamburgo que tenía una hermosa hija llamada Frumtje. Moses se enamoró perdidamente de ella, pero a ella le repelía su apariencia deforme. Cuando llegó el momento de despedirse, Moses hizo acopio de su valor y subió las escaleras hasta donde estaba el cuarto de aquella hermosa joven, para tener la última oportunidad de hablar con ella. Era tan hermosa, pero a Moses le entristecía profundamente su negativa a mirarlo.. Después de varios intentos de conversar con ella, le preguntó tímidamente:


-¿Crees que los matrimonios se crean en el cielo? - Si- respondió ella, todavía mirando al suelo - Y tú ? - Si, lo creo - contestó -. Verás. En el cielo, cada vez que un niño nace, el Señor anuncia con qué niña se va a casar. Cuando yo nací, me fue señalada mi futura esposa. Entonces el Señor añadió: "Pero tu esposa será jorobada". Justo en ese momento exclamé: "Oh, Señor, una mujer jorobada sería una tragedia, dame a mi la joroba y permite que ella sea hermosa"..
Entonces Frumtje levantó la mirada para contemplar los ojos de Moses y un hondo recuerdo la conmovió. Alargó su mano y se la dió a Moses, tiempo después, ella se convirtió en su esposa.


Qué prejuicios tenemos ante quienes no son como nosotros, ante los desvalidos, los discapacitados, los que no opinan como nosotros, los que no viven de acuerdo a nuestras costumbres, los pobres, los inmigrantes, los otros.


Así que, disfrutemos, compartamos, integremos. Sumemos en vez de restar. Nosotros también somos los "diferentes" para las otras personas. Vamos hagamos un lugarcito, que en el banquete de la vida hay lugar para todos.


Autor Desconocido

Ahora que ya morí.


Photobucket

Que sucede? no entiendo, solo sentí un dolor fuerte en la cabeza, mareos y ahora estoy tan confundido. Que pasa? por que mi esposa corre y llora.


Dicen que morí, pero no, estoy aquí pero ellos no me ven y no puedo abrazarlos. Oh ya veo, están trasladando a alguien en una carroza fúnebre, soy yo mismo, que extraño.



Veo a mi familia con gran dolor, todos lloran, pero yo solo veo, ya no siento dolor ni tristeza, es como ser un espectador. Pasan los días, mi familia regresa a casa sin mí, les dejo un gran vacío.



Ya alguien ocupa mi puesto de trabajo, todo vuelve a ser como antes, corren, atienden llamadas, hacen pagos, envían documentos, firman planillas, en fin es como si nunca hubiese faltado yo, que bien, algunos compañeros se acuerdan de mi a ratos y lamentan que ya no este.



Sin embargo en mi familia, el vacío persiste, mi esposa llora, esta confundida, no sabe como hacer sin mi, mi hijo pequeño pregunta: - Donde esta papá? y mi esposa le dice que en el Cielo, mi hija mayor acaba de comprender dolorosamente lo que es la muerte, no deja de llorar, no quiere ir a clases, no se puede concentrar, tampoco come. Mi perro se paro en la puerta y de ahí no hay quien lo saque, come, bebe agua y regresa a su puesto de espera.



Pasa el tiempo, mi hijo cumple cuatro años y yo no estoy, el se aferra a su mamá, se ha vuelto tímido y retraído, no hay una figura paterna para él, ya papá no esta...


Mi hija ya de 11 años casi no habla, a veces su mama la encuentra llorando, bajo mucho las notas y no muestra interés por nada.



Mi querida esposa, con toda la carga sobre sus hombros, la responsabilidad de dos hijos pequeños, tiene que sonreír a los niños para darles fortaleza.



Ya pasaron siete años y todo sigue igual, en casa el vacío, la tristeza, en la empresa donde trabajaba ya nadie me nombra y todo sigue igual sobre la marcha.



Sabes que dijo el forense? Que morí por stress, en mi cerebro se reventó una vena por una subida de tensión que me dio, cuando me llamaron de mi trabajo y me dijeron que de los 10 camiones que solicite solo llegaron 7. Y todo acabo...

Ahora me doy cuenta que para la empresa que trabajaba siempre era uno mas, completamente reemplazable en cualquier momento, pero que para mi familia era único e irreemplazable.



POR FAVOR DEDÍCATE A LO QUE DE VERDAD ES IMPORTANTE, TODOS NECESITAMOS UN TRABAJO QUE NOS PERMITA CUBRIR NUESTRAS NECESIDADES BÁSICAS, PERO NO TE ENTREGUES A UNA EMPRESA, ENTRÉGATE A TUS SERES QUERIDOS... ABRAZA A TUS HIJOS, BESA A TU ESPOSA, LLAMA A TUS AMIGOS, ES A ESTOS SERES A QUIENES DE VERDAD LE HARÁS FALTA CUANDO YA NO ESTÉS... y demuéstrales tu amor no con dinero sino con detalles de amor.



ATTE :ISAIAS IBARRA RAMIREZ



RECUERDA QUE ERES MUY IMPORTANTE PARA MÍ
CUIDA A TUS HIJOS SI LOS TIENES Y RECUERDA
EN CASA SIEMPRE HAY ALGUIEN ESPERANDOTE

Cada día,


Photobucket
cada día hagamos algo de lo que podamos sentirnos orgullosos al día siguiente.


Cada día,
pensemos que es el primero,
para vivirlo con sorpresa;
y el último,
para aprovecharlo como nuestra última oportunidad.

Cada día,
busquemos nuestra felicidad
haciendo más feliz a algún otro.

Sembremos
una semilla
de cuyos frutos podamos vivir al día siguiente.

Renovemos
nuestro corazón de tal manera
que no quede amargura alguna para el día siguiente.

No guardemos
nuestras sonrisas de hoy para mañana.

Sólo podremos sonreír mañana,
si hemos sonreído hoy.





MUY BUENO



CONSEJOS DE UN PADRE A SU HIJO:



Jackson Brown no es un gran pensador, ni un Nobel de literatura, es sólo un
hombre común, un padre preocupado por la felicidad de su hijo que quiso
escribir estos simples 'consejos', al momento que éste se iría a estudiar a
la Universidad, lejos de su casa.



Su hijo decidió fotocopiarlos y los distribuyó entre sus compañeros de
estudio.



Tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió autorización a Brown para
editar un libro con ellos.



Poco tiempo después, ampliado bajo el titulo 'Vivir Feliz', se convirtió en
un Best Seller que lleva decenas de ediciones y millones de ejemplares
traducidos a varios idiomas.


Vivir Feliz

* Observa el amanecer por lo menos una vez al año.

* Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos.

* Ten un buen equipo de música.

* Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis:
busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa.

* Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra.

* Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa.

* Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada
solución.

* Maneja autos que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena
casa.

* Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera
impresión.

* No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien
que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe.

* Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del
reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza).

* Anímate a presentarte a alguien que te cae bien simplemente con una
sonrisa y diciendo: Mi nombre es fulano de tal; todavía no nos han
presentado.

* Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir.

* Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado.

* Haz lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen.

* Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el
momento en que ya no te dejará hacerlo.

* Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. Ubica
tus pretensiones en el marco de tus posibilidades.

* Recuerda el viejo proverbio: Sin deudas, sin peligro.

* No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios.

* Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu
prójimo. (El que no vive para servir, no sirve para vivir).

* Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el
tiempo ajeno.

* Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave.

* Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también 'el gran
riesgo'.

* Nunca confundas riqueza con éxito.

* No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios
defectos.

* No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices

* Aunque tengas una posición holgada, haz que tus hijos paguen parte de sus
estudios.

* Has dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que
aparezcan en las fotos.

* Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.

* No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta.

* No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene.

* Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida
encima de él.

* No confundas confort con felicidad.

* Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal.

* Escucha el doble de lo que hablas (por eso Dios nos dio dos oídos y una
sola boca).

* Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a
amigos.

* Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos.

* Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al
talento.

* Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras
lo recorres.

* Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles.

'La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo ... simplemente
disfruta al máximo de todo lo que Dios pone en su camino'

El eslabón más débil de la cadena.

Vivir la vida es algo muy sencillo. Madurar no es complicado. Relacionarnos es simple...
Photobucket

Relacionarnos es simple. Reproducirse es lo más fácil del
mundo. Los animales y las plantas lo hacen automáticamente,
están programados para ello. No se complican. Sólo los seres
humanos convertimos lo fácil en complejo.

Somos seres con la capacidad de elección, somos libres. La
libertad nos permite equivocarnos.

Todos sabemos que la resistencia de una cadena no está en
su eslabón más recio por fuerte que sea, sino en el más
débil. La cadena soporta lo que resiste el eslabón más débil,
no el más fuerte.

Una cadena con 50 eslabones de 20 cms y uno solo de 5 cms,
¿por dónde se romperá? ¿Cuál es tu eslabón más débil? No
es el que tú piensas. Tu eslabón más débil no es tu egoísmo,
ni tu soberbia, ni tu orgullo, que los tienes, como todos los
seres humanos, y en proporciones gigantescas.

Tu eslabón más débil es perder tu libertad, tu capacidad de
elección. Es perder lo que te diferencia de los animales. Es el
eslabón que cuando se rompe te convierte en animal.
cadenarota Tener capacidad de elección, ser libre, consiste
en conocer, en ser consciente. Un gato está programado por
la naturaleza para cazar ratones y aunque no haya visto a
sus padres hacerlo, no dudará ni un segundo en poner en
marcha su mejor estrategia cazadora.

Un manzano está programado para tener manzanas. Sólo los
seres humanos pensamos y con nuestro pensamiento
podemos cambiar nuestra programación. Eso es lo que nos
hace libres.
También con el pensamiento podemos dejar de ser libres.
Cada vez que haces algo por inercia, cada vez que te dejas
llevar por las circunstancias, cada vez que respondes de
forma automática o no eres consciente de las cosas que te
ocurren, te alejas del poder que tienes como ser humano y te
igualas a los animales. Cada vez que te pierdes en culpas del
pasado, cada vez que te adelantas hacia el futuro, cada vez
que no eres consciente de tu presente, el eslabón más débil
de tu cadena se rompe y pierdes la libertad. Y sin libertad,
¿quién eres?

La Tierra está llena de seres humanos que nacen, crecen, se
multiplican y mueren. Como los leones, como los nogales. No
se salen de su programación. Cumplen escrupulosamente su
misión animal. Hay otros muchos seres humanos que optan
por hacer uso de su poder, siendo conscientes de su vida, de
sus decisiones. Y lo hacen aún sabiendo que esto tiene un
riesgo: se pueden equivocar.

¿Cómo vas a reforzar el eslabón débil de tu vida?(*)



(*) La respuesta es: usando tu inteligencia

Photobucket
Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de El Cairo, Egipto...

Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a
la ciudad de El Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar a un
famoso sabio. El turista se sorprendió al ver que el sabio
vivía en un cuartito muy simple y lleno de libros. Las únicas
piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un
banco. ¿Dónde están sus muebles? preguntó el
turista. Y el sabio, rápidamente, también preguntó: -¿Y
dónde están los suyos...? ¿Los míos?, se sorprendió el
turista. ¡Pero si yo estoy aquí solamente de paso! Yo
también... concluyó el sabio. "La vida en la tierra es
solamente temporal... sin embargo, algunos viven como si
fueran a quedarse aquí eternamente y se olvidan de ser
felices" "El valor de las cosas no está en el tiempo que
duran, sino en la intensidad con que suceden. Por eso
existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y
personas incomparables." Dios no te preguntará qué
modelo de auto usabas; te preguntará a cuánta gente
llevaste. Dios no te preguntará los metros cuadrados de tu
casa; te preguntará a cuánta gente recibiste en ella. Dios no
te preguntará la marca de la ropa en tu armario; te
preguntará a cuántos ayudaste a vestirse.> Dios no te
preguntará cuán alto era tu sueldo; te preguntará si vendiste
> tu conciencia para obtenerlo.> Dios no te preguntará cuál
era tu título; te preguntará si hiciste tu > trabajo con lo
mejor de tu capacidad.> Dios no te preguntará cuántos
amigos tenías; te preguntará cuánta gente > te consideraba
su amigo.> Dios no te preguntará en qué vecindario vivías;
te preguntará cómo > tratabas a tus vecinos.> Dios no te
preguntará el color de tu piel; te preguntará por la pureza de
> tu interior.> Dios no te preguntará por qué tardaste tanto
en buscar la Salvación; te > llevará con amor a tu casa en el
Cielo y no a las puertas del Infierno.> Dios no te preguntará
a cuántas personas enviaste este mensaje; te > preguntará
si te dio vergüenza hacerlo.

mariposa azul.



Photobucket

Había un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e
inteligentes. Las niñas siempre hacían muchas preguntas. A
algunas de ellas, él sabía responder, a otras no.

Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mandó las
niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de la
colina.

El sabio siempre respondía a todas las preguntas sin ni
siquiera dudar.

Impacientes con el sabio, las niñas decidieron inventar una
pregunta que él no sabría responder.

Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa azul
que usaría para engañar al sabio.

“¿Qué vas a hacer?” –preguntó la hermana.

“Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al
sabio si está viva o muerta”.

“Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré
volar. Si dice que está viva, la apretaré y la aplastaré.

Y así cualquiera que sea su respuesta, ¡será una respuesta
equivocada!”

Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que
estaba meditando.

“Tengo una mariposa azul. Dígame, sabio, ¿está viva o
muerta?”

Muy clamadamente el sabio sonrió y respondió:
“Depende de ti… Ella está en tus manos.”

Así es nuestra vida, nuestro presente y nuestro futuro.

No debemos culpar a nadie cuando algo falle: somos
nosotros los responsables por aquello que conquistamos (o
no conquistamos)
Nuestra vida está en nuestras manos, como la mariposa
azul… nos toca a nosotros escoger qué hacer con ella.

Correr bajo la lluvia.


Photobucket

Había pasado todo el día con su mamá, en un gran almacén. Esa bella pelirroja, con cara pecosa...

Había pasado todo el día con su mamá, en un gran almacén.
Esa bella pelirroja, con cara pecosa, clara imagen de la
inocencia, no debe de haber tenido más de 6 años.

Cuando se disponían a abandonar el almacén, llovía a
cántaros. Aquella clase de lluvia que, cuando cae tan fuerte,
no logras distinguir la distancia entre una gota y otra... ni
siquiera las ves golpear el suelo...

Todos nos quedamos frente a la puerta, resguardados de la
lluvia. Esperábamos, algunos con paciencia, y otros irritados
porque la naturaleza les estaba estropeando su prisa
rutinaria.

Siempre me ha encantado la lluvia.
Me pierdo ante la vista de los cielos, lavando la suciedad y el
polvo de este mundo.
Al mismo tiempo, los recuerdos de mi infancia, corriendo bajo
la lluvia, son bienvenidos como una forma de aliviar todas
mis preocupaciones

La voz de esta chiquita era muy dulce, y rompió mi trance
hipnótico con esta inocente frase:
"Mamá, corramos a través de la lluvia".
"Mamá, corramos a través de la lluvia".
"Sí, mamá... Corramos a través de la lluvia".
"No, mi amor... Esperemos a que pare la lluvia", contestó la
mamá pacientemente...

La niña esperó otro minuto, y repitió:
“Mamá, corramos a través de la lluvia"
Y la mamá le dijo:
"Pero si lo hacemos, nos empaparemos..."

"No, mamá, no nos mojaremos. Eso no fue lo que le dijiste
esta mañana a papá..."
Tal fue la respuesta de la niña, mientras hablaba del brazo de
su madre...
"¿Esta mañana? ¿Cuándo dije que podemos correr a través
de la lluvia, y no mojarnos?"

"¿Ya no lo recuerdas?
Cuando hablabas con papá acerca de su cáncer, le dijiste que
si Dios nos hace pasar a través de esto, puede hacernos
pasar a través de cualquier cosa".

Todos nos quedamos en absoluto silencio.
Juro que no se escuchaba más que la lluvia.
Nos quedamos parados, silenciosamente. Nadie entró ni salió
del almacén en los siguientes minutos. La mamá se detuvo a
pensar por un momento acerca de lo que debería responder.
Este era un momento crucial en la vida de esta jovencita, un
momento en el que la inocencia y la confianza podían ser
motivadas, de manera que algún día florecieran en una
inquebrantable fe...
"Amor, tienes toda la razón.
Corramos a través de la lluvia. Y si Dios permite que nos
empapemos, puede
ser que Él sepa que necesitamos una lavadita"...
Y salieron corriendo...

Todos nos quedamos viéndolas, riéndonos mientras corrían
por el estacionamiento,
pisando todos los charcos.

Por supuesto que se empaparon, pero no fueron las únicas...

Las siguieron unos cuantos que reían como niños mientras
corrían hacia sus autos.

Sí, es cierto, yo también corrí.
Y sí, también me empapé... seguro Dios pensó que
necesitaba una lavadita.

Las circunstancias o las personas pueden quitarnos nuestras
posesiones materiales, pueden llevarse nuestro dinero, y
pueden llevarse nuestra salud.
Pero nada ni nadie puede quitarnos nuestras más valiosas
posesiones:
NUESTROS RECUERDOS.

Así que no olvides tomarte el tiempo y la oportunidad de
llenarte de recuerdos cada día. Un amigo me envió esto para
recordarme precisamente eso:
“Cada memoria es un ladrillo que construye mi vida”.

De vez en cuando, toma tu tiempo para correr a través de la
lluvia:
TÓMATE TU TIEMPO PARA VIVIR!

Y no olvides:
A veces Dios quiere que te des una “empapadita”.
Pero jamás te dejará sólo.
Y si te ha permitido pasar por tormentas en tu vida...
también pasará ésta, y la otra y la que sigue...

Después de cada una de ellas, verás nuevamente su amor en
cada arco iris.

Después de un tiempo, uno aprende


Photobucket
Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma...

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre
sostener una mano y encadenar un alma; y uno aprende que
el amor no significa acostarse y una compañía no significa
seguridad, y uno empieza a aprender... Que los besos no son
contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a
aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y
uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque
el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y
los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y después
de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el
calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y
decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le
traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno
aprende y aprende... y con cada día uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te
ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás
volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de
amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede
brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa
persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente
acabarás> deseando no volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son
contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se
verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un
momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste,
durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace,>
pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo
duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a
ser igual.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus
amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida
con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o
desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las
mismas humillaciones o desprecios.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o
forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como
esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no
era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en
ese instante.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir
perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que
necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya
no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo.

(JORGE LUIS BORGES

El caleidoscopio.


Photobucket
Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había peleado de joven, había perdido la vista...

Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había
peleado de joven, había perdido la vista. Este hombre, para
poder subsistir y continuar con su vida, desarrolló una gran
habilidad y destreza con sus manos, lo que le permitió
destacarse como un estupendo artesano. Sin embargo, su
trabajo no le permitía más que asegurarse el mínimo
sustento, por lo que la pobreza era una constante en su vida
y en la de su familia.

Cierta Navidad quiso obsequiarle algo a su hijo de cinco años,
quien nunca había conocido más juguetes que los trastos del
taller de su padre con los que fantaseaba reinos y aventuras.
Su papá tuvo entonces la idea de fabricarle, con sus propias
manos un hermoso caleidoscopio como alguno que él supo
poseer en su niñez. En secreto y por las noches fue
recolectando piedras de diversos tipos que trituraba en
decenas de partes, pedazos de espejos, vidrios, metales,
maderitas, etc.

Al cabo de la cena de nochebuena pudo, finalmente imaginar
a partir de la voz del pequeño, la sonrisa de su hijo al recibir
el precioso regalo.
El niño no cabía en sí de la dicha y la emoción que aquella
increíble navidad le había traído de las manos rugosas de su
padre ciego, bajo las formas de aquel maravilloso juguete
que él jamás había conocido...

Durante los días y las noches siguientes el niño fue a todo
sitio portando el preciado regalo, con él regresó a sus clases
en la escuela del pueblo.
En los tiempos de recreo entre clase y clase, el niño exhibió y
compartió henchido de orgullo su juguete con sus
compañeros que se mostraban igual de fascinados con
aquella maravilla y que pujaban por poner sus ojos en aquel
lente y dirigirlo al sol...

Uno de aquellos pequeños, tal vez el mayor del grupo,
finalmente se acercó al hijo del artesano y le preguntó con la
ambiciosa intriga que solo un niño puede expresar: "Oye, que
maravilloso caleidoscopio te han regalado...¿dónde te lo
compraron?, no he visto jamás nada igual en el pueblo..."
Y el niño, orgulloso de poder revelar aquella verdad
emocionante desde su pequeño corazón, le contestó: "No, no
me lo compraron en ningún sitio... me lo hizo mi papá"
A lo que el otro pequeño replicó con cierta sorna y tono
incrédulo: "¿Tu padre?... imposible... ¡¡¡si tu padre está
ciego..!!!". Nuestro pequeño amigo se quedó mirando a su
compañero, y al cabo de una pausa de segundos, sonrió
como solo un portador de verdades absolutas puede hacerlo,
y le contestó: "Si... mi papá esta ciego... pero solamente de
los ojos... "SOLAMENTE DE LOS OJOS..."

El amor solo se puede ver con el corazón...
Bien lo supo el zorro, bien lo aprendió el Principito, bien
deberíamos entenderlo...
"LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS

con amor


Photobucket


Despego con amor es otorgar a otro el mismo derecho de equivocarse que yo merezco...

Despego con amor es otorgar a otro el mismo derecho de
equivocarse que yo merezco. Es comprender que no tengo
las respuestas para todo el mundo, y que por lo tanto no
debo decirles a los demás lo que les conviene de acuerdo al
marco de mi limitado mundo de experiencias.

Despego con amor es dejar la obsesión de controlar y
permitir que los otros se encuentren y recojan el regalo de
sus experiencias a través de enfrentar las consecuencias de
sus actos. No es indiferencia, es respeto; no es apatía, es
conocimiento; no es indolencia, es inteligencia emocional.

Despego con amor es separarse emocionalmente de una
situación que me perjudica. No significa que no quiero a mis
semejantes, sino que trato de preservar mi
imperturbabilidad. Es entender la diferencia entre ayuda e
interferencia; la primera es solicitada, la segunda no.

Despego con amor es sentir compasión por la situación de
otro, pero saber que no tengo control sobre la misma y que
no tengo que resolver los problemas ajenos. Es entender que
los seres adultos son dueños de sus actos, y por lo tanto
dueños de sus consecuencias.

Despego con amor es no dejar que el estado de ánimo de
otro interfiera con el mío, ni dejar que las palabras o acciones
de los demás afecten mi serenidad. Es razonar que lo que
otros dicen y hacen es un reflejo de cómo ellos se sienten, y
por consiguiente, no debo tomarlo de forma personal.

Despego con amor es saber que cada ser humano tiene un
Poder Superior que lo protege, y que no debo interceder con
el Plan Divino. Es entender que lo contrario de despego es
control y que el control sobre los demás es simplemente una
espejismo, pues en realidad, sólo tenemos control sobre
nosotros mismos.

Cuando sembramos las semillas del despego con amor en el
terreno de nuestras vidas, entonces recogemos los dulces
frutos de la serenidad.

"Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón
semejante al tuyo."

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida