Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

El mundo entero está ahora temblando sobre el estallido de terror y calamidades a través de toda la tierra. Cada día que despertamos escuchamos sobre otro desastre. Aún algunos analistas dicen que estamos presenciando los comienzos de una 3ra guerra mundial.

Los que no son creyentes, están convencidos de que ya no quedan soluciones, que todo está entrando en un caos por que no hay “un gobierno sobre todas las cosas”. Pero el pueblo de Dios sabe lo contrario. Sabemos que no hay razón para temer, por que la Biblia nos recuerda una y otra vez que el Señor tiene todo bajo control. Nada sucede en el mundo sin su conocimiento y gobierno.

El Salmista escribe, “Porque de Jehová es el reino y él regirá las naciones” (Salmo 22:28). De igual manera, el profeta Isaías declara al mundo, “Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros pueblos escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella” (Isaías 34:1). El está diciendo, “escuchen naciones, y préstenme oído. Quiero decirles algo importante sobre el Creador del mundo”.

Isaías indica que cuando la indignación de Dios se enardece contra las naciones y sus ejércitos, es el Señor mismo quien los entrega a la matanza. “He aquí, las naciones son para él como la gota de agua que cae del cubo, y como polvo menudo en las balanzas le son estimadas…Como nada son todas las naciones delante de él; para él cuentan menos que nada…El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas…¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis?” (Isaías 40:15, 17, 22, 25).

Isaías luego se dirige al pueblo de Dios, quienes están maltratados y agitados por los eventos mundiales. El aconseja, “Levantad en alto vuestros ojos y mirad hacia arriba, al glorioso cielo: Admiren los millones de estrellas que fueron puestas allí. Vuestro Dios creó y nombró cada una de ellas. ¿No son ustedes para él más preciosos que ellas? Así que, no teman.”

Debemos saber de que hay un mapa en el cielo, un plan que nuestro Padre ha diseñado para el curso de la historia. Y él conoce el final desde el principio. Mientras este plan llega a su realización, yo creo que debemos de preguntarnos esta pregunta: “¿Dónde está el ojo de Dios enfocado en todo esto?” El ojo de Dios no está enfocado en los dictadores del mundo con sus ídolos de lata ni en sus amenazas.

Las escrituras nos aseguran de que las bombas de estos hombres salvajes, ejércitos y poderes son nada para el Señor. El se ríe de ellos como si fueran meras partículas de polvo, que pronto él soplará y desaparecerán (ver Isaías 40:23-24).


Por: David Wilkerson

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida