Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Dios espera tu oración

Jane Welsh, la secretaria del ensayista escocés Thomas Carlyle (1795-1881), se casó con él y dedicó su vida tanto a su esposo como a la obra de éste. Él la amaba profundamente, pero estaba tan ocupado con su labor de escritor y orador que a menudo la descuidaba. Luego de algún tiempo de haber estado [...]

Jane Welsh, la secretaria del ensayista escocés Thomas Carlyle (1795-1881), se casó con él y dedicó su vida tanto a su esposo como a la obra de éste. Él la amaba profundamente, pero estaba tan ocupado con su labor de escritor y orador que a menudo la descuidaba. Luego de algún tiempo de haber estado casados, ella enfermó y murió repentinamente.

Después de su funeral, Thomas fue solo a la habitación de Jane y al leer el diario encontró estas palabras que ella había escrito acerca de él” “Ayer él pasó una hora conmigo y fue como estar en el cielo. ¡Lo amo tanto!” Otro día escribió: “He estado atenta todo el día esperando escuchar sus pasos en el vestíbulo, pero ahora es tarde. Me imagino que no vendrá hoy”.


Al leer estas notas Thomas lloró destrozado al darse cuenta de que la había descuidado y cuánto ella había deseado tan sólo hablar con él.


Este relato me hace pensar que, Dios nos ama muchísimo y espera que tengamos comunión con él en todo momento, pero ¿cuántos días nos olvidamos de él?


El Señor recibe nuestra adoración, nuestra oración y nuestra alabanza. Él nos ha dicho en su palabra que oremos en todo tiempo (1 Tesalonicenses 5.17). Él está constantemente tocando a la puerta de nuestro corazón y espera pacientemente. Escucha atentamente a nuestro llamado, a nuestro clamor y a nuestra oración. ¿Cuántas veces él espera sin que nosotros le abramos la puerta? No descuides la oración, Dios desea escucharla y mejor aún, quiere contestarla.


“Busqué al Señor y él me respondió; me libró de todos mis temores”. Salmos 34.4


Rev. Jorge Cotto
Iglesia Central de Coral Gables, Fl

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida