Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

DALE SENTIDO A TU VIDA






1. El Aburrimiento y la falta de sentido son la gran enfermedad de nuestro tiempo.

“¡Cuantas veces experimentamos el sentido profundo de asco y vaciedad, de desamparo e insatisfacción creciente, que se convierten en auténtica angustia! ¡Es como si la vida hubiera perdido su sentido.!”

Es frecuente que se filtre en el seno de una existencia aparentemente ordenada y sin causa conocida, una ansiedad difusa, un sentimiento vacuo, una tendencia a deprimirse y un estado permanente de tensión.

El aburrimiento y la tristeza llegan cuando hacemos las cosas porque hay que hacerlas; cuando nos guiamos no por la convicción de lo que somos o hacemos sino por las apariencias; cuando no damos un paso para mejorar nuestras actitudes, nuestros modelos de pensamiento y acción.

La neurosis de la rutina es la neurosis de nuestro tiempo.

El resultado positivo completo a veces no se da porque la persona no tiene valor de enfrentar las situaciones o no está dispuesta a asumir todas las responsabilidades de la vida.

Pero si el individuo tiene motivaciones para hacerle frente a los problemas y da un paso en el mejoramiento de sus actitudes, el resultado es un crecimiento total en los valores, en la vida de hogar y las relaciones con Dios.

Huir de sí mismo, no enfrentar los problemas existenciales aumentan el hastío y la falta de sentido en la vida.


DESCUBRIR VALORES Y OBJETIVOS MOTIVACIONALES.

Nosotros hoy ignoramos lo que sentimos y queremos. Nos faltan intereses inmediatos, Carecemos de ideales. No tenemos objetivos claros. Sufrimos pobreza de valores. Nos faltan motivaciones.

El hombre puede ser más fuerte que los acondicionamientos internos o externos y puede enfrentarnos cuando algo le interesa y siente que hay cosas que valen la pena.

El sentido de la vida y los valores son las “razones”, las “motivaciones” que “mueven” al hombre para que asuma determinados comportamientos, como ser más fuerte y resistir.

Para combatir el aburrimiento y la falta de sentido hay que descubrir todo lo que nos pueda motivar en la vida: pintar, escuchar música, practicar deportes, cultivar plantas, leer, estudiar, cuidar y mantener las amistades, luchar por los propios ideales o causas, vivir los valores espirituales...

Es más fácil eliminar el aburrimiento, la vaciedad interior, la depresión y el hastío personal cuando luchamos apasionadamente por determinados ideales, valores e intereses. Nacerá entonces la alegría de vivir.

NO SER NI ESPONJAS DE IMANES.

Es muy común encontrarse con personas que son como esponjas o imanes, a las que se les vienen encima todos los problemas de los demás.

Es necesario:

a) Mantenerse a cierta “distancia” emocional del problema, sin dejarse envolver en él.
b) No dar “demasiada importancia” a ciertos problemas del otro.
c) Verle siempre a los hechos, a las personas y a la vida el “lado positivo”. El buen humor le permite al hombre, mediante el distanciamiento de sí mismo, de todo y de todos, dominarse y dominar la situación.
d) Muchos problemas no son otra cosa que la consecuencia lógica del propio juicio crítico, que sobrevolora o empequeñece a las personas, los conceptos y los acontecimientos que influyen en la vida de cada uno
crd:at: foro.univision.com

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida