Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Para ti Mamá

Sentí frío y con tus manos me abrigaste.
Sentí miedo y tu presencia me trajo consuelo.
Sentí soledad y tu compañía me sirvió de amiga.
Sentí inseguridad y tu ser me trajo protección.
Sentí dolor y me cuidaste y lograste calmarlo con amor.
Sentí desaliento y tus palabras alegraron a mi corazón.
Sentí rechazo y tu ego me enseño un rezo.
Sentí alegría por saber que té tenia.
Sentí amor por tenerte a mi lado.
Sentí emoción por saber que nunca me dejaras sola.
Sentí tranquilidad porque tu alma me lo ha permitido.
Sentí pasión porque tu me enseñaste lo que era poder sentir.
Sentí cosas, que nunca imagine que me llegarían.
a pasar, todo ocurrió y hoy te digo.

Gracias, Mamá...




Autor: Anabel Kauffman

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida