Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

El Don de Dar



A David, un amigo mío, su hermano le regaló un automóvil.
Un día, cuando David salió de su oficina, vio a un niño dando vueltas alrededor de su brillante
coche nuevo admirándolo.
"¿Este es su coche señor?" - preguntó el niño. David afirmó con la cabeza y añadió: "Mi hermano
me lo regaló.
El niño estaba asombrado: "¿Quiere decir que su hermano se lo regaló y a usted no le
costó nada. Vaya me gustaría..." titubeo el niño.




"¡Desde luego!"--David sabía lo que el niño iba a decir, que le gustaría tener un hermano así,
pero lo que el muchacho realmente dijo estremeció a David de pies a cabeza:


"Me gustaría-prosiguió el niño- poder ser un hermano así". David miró al niño con asombro,
e impulsivamente añadió: "Te gustaría dar una vuelta en mi auto ?". Ah si, eso
me encantaría!!!.


Después de un corto paseo, el niño volteo y con los ojos chispeantes dijo: "Señor...
No le importaría que pasáramos frente a mi casa ?".


David sonrió. Creía saber lo que el muchacho quería. Quería enseñar a sus vecinos
que podía llegar a su casa en un gran automóvil, pero de nuevo, David estaba equivocado.


-"Se puede detener donde están esos dos escalones ? " -pidió el niño. Subió corriendo y
en poco rato David oyó que regresaba, pero no venía rápido. Llevaba consigo a su
hermanito lisiado. Lo sentó en el primer escalón, mirando hacia el coche.


"Lo ves Juan?. Allí está, tal como te lo dije, allí arriba. Su hermano se lo regaló y a él no le
costó ni un centavo, y algún día yo te voy a regalar uno igualito... entonces podrás ver por
ti mismo todas las cosas bonitas de los escaparates, de las que he estado tratando de contarte".
David, bajó del coche y subió al muchacho enfermo al asiento delantero. El hermano mayor, con
los ojos radiantes, se subió tras de él y los tres comenzaron un paseo memorable.

Ese día, David comprendió lo que Dios quería decir con: "Hay mas dicha en dar..."

Que tengas un excelente día y no olvides: Dar vida a otras vidas...Dar esperanza...

Somos lo que pensamos. Somos lo que decidimos ser.

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida