Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

El silencio del alma



Nuestro camino en este mundo , está lleno de silencios . Silencios que nos acobardan , porque estamos acostumbrados a oír y no a sentir .Llegamos hasta el punto , que preferimos que nos hablen del amor , en vez de sentir el amor.

Pero hay un silencio espiritual , que no es silencio de ausencia. Es la necesidad del alma que busca callar, en medio de tanto caos que la rodea. Ella sale a buscar al Padre, porque conoce el origen de su nostalgia. Nostalgia que no se cura hasta que se una con Él.

El primer silencio espiritual puede ser externo, lo usual es que nos falten palabras para explicar lo que llevamos por dentro. Luego se le une un silencio interno. Un silencio en amor, que es un diálogo intimo,que necesita más de obras que de palabras. Primero callan las palabras. Después el pensamiento y luego callarán los falsos amores. El alma se libera y queda desnuda, entera, sola y pura.




Aquí en el silencio, el alma se cura. Nos llenamos de paz y libertad. Simplemente está actuando el amor. Cuando el alma ha sido sanada, queda orientada hacia el Padre, pues de Él le viene todo lo que es.

El siguiente silencio del camino, nos desconcierta al principio. Porque nuestro Padre, se manifiesta de una manera distinta. Él habla y el alma calla. Él derriba nuestra mente. Él es quien trabaja dentro de nuestra actitud pasiva.

Ya no se puede vivir sin su presencia, nada puede hacernos felices como Él . Su único deseo es que nos guiemos por el amor y la intuición hasta que logremos nuestro destino. Y nuestro destino es unirnos con Él. Esta unión la lograremos en un amor puro. Que va más allá del entender, poseer e inclusive del sentir. Porque la fe reemplaza el entender, la paciencia el poseer y el amor colmará y sobrepasará el sentir.

El silencio que continúa en el camino, es cuando queremos regresar a etapas anteriores. Porque éste es un silencio , en el amor del Padre. Él quiere vaciar , lo poco que queda en nosotros y que a Él no le pertenece. Es una etapa dura. Hay una sed en el alma. Pero tenemos su presencia. Él vive en nosotros y nosotros vivimos en Él. Y en la plenitud de este bellísimo silencio, el Padre sella nuestra unión con un beso. Un beso que nos devuelve nuestra condición de niños. Fuera de este beso ya no deseamos nada.

¿ Cómo seguirá el camino después de este beso?
¿Seguirán los silencios mientras caminamos?
¿ Puede el alma errar de sólo desear vivir del silencio?
Si mi paz está cumplida y algo de soledad y silencio hay en ella ¿Es por egoísmo? ¿ Es comodidad?
Aquí aparece un nuevo silencio... Esperaré a que mi Padre responda. Lo hará con un nuevo amor. Porque el amor siempre es nuevo.

Ahora, Padre mío, soy yo quien te quiere abrazar, quien te quiere besar. Porque tú eres mi destino, tu amor es mi vida y tus caricias son mi paz.

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida