Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

¡Escucha Dios!


Yo nunca hablé contigo.
Hoy quiero saludarte: ¿Cómo estás?
¿Tú sabes? Me decían que no existes,
y yo, tonto creí que era verdad.

Anoche vi tu cielo.
Me encontraba oculto en un hoyo de granada ...
¡Quién iría a creer que para verte,
bastaba con tenderse uno de espaldas!

No sé si aun querrás darme tu mano;
al menos, creo que me entiendes.

Es raro que no te haya encontrado antes,
sino en un infierno como éste.

Pues bien ... ya todo te lo he dicho.
Aunque la ofensiva pronto nos espera,
Dios, no tengo miedo desde que descubrí que estabas cerca.

¡La señal! ...

Tal vez llame a tu cielo.
Comprendo que no he sido amigo tuyo, pero ...

¿Me esperarás si hasta Ti llego?

¡Cómo! ... ¡Mira Dios! ... ¡Estoy llorando! ...
¡Tarde te descubrí! ... ¡Cuánto lo siento! ...

Dispensa ... Debo irme ...

¡Buena Suerte!

¡Qué raro, sin temor voy a la muerte! ..

(Carta escrita por un soldado que murió en la guerra)

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida