Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

La Tienda del Cielo



Estaba haciendo las compras de Navidad, cuando vi un letrero que decía: "La tienda del cielo".
Me causó curiosidad y me acerqué, la puerta se abrió lentamente y cuando me di cuenta, ya estaba adentro. Vi muchos ángeles parados en todas partes, uno de ellos me entregó una canasta y me dijo: "Ten, compra con cuidado todo lo que necesitas y lo que no puedas ahora, te lo llevarás después, eso sí, sólo puedes comprar cosas para ti".

Comencé a caminar por esa enorme y bella tienda y lo primero que compré fue PACIENCIA. El AMOR estaba en la misma fila y más abajo en el mismo pasillo encontré COMPRENSION. Pues eso se necesita muy seguido.

Encontré El TRIUNFO al lado de PERSEVERANCIA y no dudé en tomar 2 kilos de cada uno. La HUMILDAD estaba en la parte de arriba del estante y eché una caja en mi cesta, pues la podría necesitar después de utilizar el TRIUNFO.

También compré 2 bolsas de FE, que venía junto con ORACION. Más adelante encontré el empaque del PERDON bellamente diseñado y eché en mi canasta 2 cajas, al doblar el pasillo me paré a comprar FUERZA y CORAJE, para utilizarlo sin duda en la carrera de la vida.

En el mismo pasillo ví la SERENIDAD, el VALOR y la SABIDURIA, los 3 por el precio de uno y tenía estas instrucciones: Utilizar la serenidad para aceptar las cosas que no se pueden cambiar, VALOR para cambiar aquellas que se pueden, y la SABIDURIA para distinguir la diferencia.La PAZ y la FELICIDAD, las daban gratis con la compra de los demás artículos.

Llegué a la caja y también me atendió un ángel y le pregunté: "Cuánto debo?", él me sonrió y contestó, "lleva tu cesta a donde quiera que vayas", de nuevo le contesté, "si, pero cuánto debo?", él otra vez me sonrió y me respondió:
"No te preocupes, JESUCRISTO pagó tu deuda hace mucho tiempo".

¡Que maravilloso saber que el que tiene a Cristo, ¡ tiene la vida! todo lo que hace una vida abundante y llena de satisfacciones lo recibes de El cuando le abres tu corazón y lo dejas tomar el control y llenarte de su amor

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida