Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

EL BILLETE DE A 100





Un famoso expositor comenzó un seminario en una sala con 200 personas, tomando un billete de $100 entre sus manos.

Él preguntó:
¿Quién de ustedes quiere este billete de $100?

Todos levantaron la mano...

Entonces él dijo:
"Daré este billete a uno de ustedes esta noche, pero, primero, déjenme hacer esto..."

Entonces, arrugó totalmente el billete y preguntó otra vez:
"¿Quién todavía quiere éste billete?"

Las manos, continuaron levantadas....

Y continuó:
"¿Y si hiciera esto?..."
Dejó caer el billete al piso y comenzó a pisarlo y a refregarlo.

Después, tomó el billete, ya hecho un asco de pisado, sucio y arrugado:
"Y ahora?..."

"Quién todavía va a querer este billete de $ 100.-"?

Todas las manos volvieron a levantarse.

El expositor miró a la platea y les dice que va a explicar lo siguiente:

"No importa lo que yo haga con el dinero, ustedes continuarán queriendo este billete, porque no pierde el valor."

"Esta situación, también pasa con nosotros... Muchas veces, en nuestras vidas, somos aplastados, pisoteados y sentimos que no tenemos importancia."

"Pero, no importa, jamás perderemos nuestro valor.
Sucios o limpios, aplastados o enteros, gordos o flacos, altos o bajos, nada de eso importa!..."

"Nada de eso altera la importancia que tenemos!... El precio de nuestras vidas, no es por lo que aparentamos ser, si no lo que somos en nuestro interior..."

¡Eres de gran valor para Dios!

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida