Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Cuando las palabras callan,

Cuando las palabras callan,los gestos hablan. A veces, vivimos situaciones, en que las palabras parecen desaparecer de nuestro vocabulario. Se anudan en el estómago, suben hasta la garganta y no sabemos, no tenemos idea de cómo sacarlas. Muchas veces sucede cuando nuestros amigosnos necesitan más. Y es allí precisamente, cuando nos topamos con esa barrera. No sabemos que decir, no tenemos una explicación aceptable para el sufrimiento, sentimos miedo de decir algo indebido y nos quedamos quietos. Encontramos palabras con facilidad, en su mayoría ya gastadas y repetidas, para expresar nuestra alegría, nuestro deseo de felicidad, sin importar si alguien ya las dijo o no. Tomamos prestadas esas frases comunes y hacemos con ellas nuestro mensaje. Y nuestros amigos lo reciben con el corazón abierto, con la sonrisa estampada, porque ellos también hacen uso de lo mismo. Es la costumbre, es normal, es gentil, es noble. Es millones de veces mejor que el olvido. Nuestra gran dificultad,es expresar palabras de consuelo,cuando nosotros mismos tenemos un corazónmolido por el dolor al ver el sufrimiento del otro ¡Conscientes de que no podemos hacer nada! Va a pasar, ya lo sabemos, pues todos los dolores pasan, como pasan las noches de luna y los días de sol. Nada es estable y constante.¡Y queríamos tanto encontrar las palabras exactas que amenizaran el sufrimiento, que proporcionaran consuelo inmediato, que anestesiaran o curaran de una vez ! Y entonces, en el instante exacto, las palabras mueren. Pero existe un secreto: ¡Los gestos hablan! Las flores hablan mucho. Un beso habla. Una caricia es como una voz dulce y suave. Una presencia, aún callada, dice bastante. Un abrazo habla muy alto. ¡Una mirada sincera dice tanto ! Una mano que toma otra mano habla como varias bocas y centenas de corazones ... Cuando las palabras se rehúsen salir de ti, habla con gestos. El otro comprenderá. Dar de si, vale más que todas las palabras juntas

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida