Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Cuento para pensar

Era un Lama cuya enseñanza enfatizaba la necesidad de percibir el vacío. Instaba a sus novicios y monjes a que se vaciaran de todo y percibiesen el sustrato vació de todos los fenómenos. Pero tanto acento ponía en la necesidad de vaciarse que, cinco monjes se acercaron un día a él y le dijeron: - Venerable Lama, en absoluto cuestionamos tus enseñanzas, pero ¿ no pones demasiado énfasis en la doctrina del vacío ?


El Lama sonrió y dijo: - Al atardecer, os quiero ver a todos aquí en el santuario con un vaso lleno de agua -


Declinaba el día. Los cinco monjes se reunieron con el maestro en el santuario acompañados cada uno de ellos con el respectivo vaso de agua. El maestro dijo: - golpearlos con cualquier objeto y hacerlos sonar. Quiero oír la música de vuestros vasos.


Así lo hicieron los monjes, pero el sonido era muy pobre y apagado. El Lama añadió:
- Vaciad los vasos y repetid la operación - Los monjes arrojaron el agua de los vasos y comenzaron a hacerlos sonar. Ahora el sonido era vivo. El Lama dijo: - Vaso lleno no suena -


Al punto, los cinco monjes comprendieron. El Lama sonrió satisfecho.


Moraleja: Vacíate de todo y empezarás a escuchar la música de tu Naturaleza Divina

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida