Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

hacer con mi vida una oración


Quiero hacer con mi vida una oración,

agradecer tus gracias y tus dones,

pedirte, mi Señor, que me perdones,

y poner a tus pies mi corazón.



Yo quiero compartir tu redención,

basar en tu verdad mis ilusiones,

servirte diligente en tus misiones

y, al final, merecer tu bendición.





Eres mi amor, mi amigo, mi cobijo.

Como al ladrón, que tu bondad bendijo,

condúceme hasta el Reino de tu Padre.

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida