Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

LA CAJA SECRETA

En mi caja secreta guardé anhelosa
aquella lágrima azul que satinó mi ensueño
y se rió la noche titilando estrellas
cuando en la madrugada etérea
dejé morir mi sueño.

Porque el latido tibio del devenir incierto
me rubricó el estigma marcando como llaga
para decirme callado que era mejor perderte
que atesorar el llamado tenaz
de tu cariño quedo.

En mi caja secreta guardé toda la risa
y tu mechón de pelo que que tapizó el sentido
de cerrar mis ojos al gemido ardiente
del silencio apurado
aferrado a mi destino.

También guardé la tristeza vaga
de extenderle un lazo a la nostalgia
y mi grito desgarrado y silencioso
se dormitó en el alma
meciendo una esperanza.

En mi caja secreta están los besos
aquellos extraviados más allá de la distancia,
besos aquellos que nunca te llegaron
perdidos en laberinto inquieto
salvaguardando infancias.

Si se mareó la luna con sus cristales rotos
en telarañas tristes de amaneceres muertos
y dentro de mi caja los silencios nuestros
quedaron abrazados, los dos juntos...
esperando el tiempo.

Porque guardé los rezos del perdón silente
que no me dio el olvido en mi conciencia yerta,
y mis caricias tibias resbalando quimeras
queriendo esapar...y no
encontrando puertas.

...tú tienes la llave de ésa caja secreta
devuélvemela un instante...sólo un instante
antes que muera.

Norma Ana Pécora

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida