Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

conciencia en navidad

Tomemos conciencia en navidad…
Photobucket

Es momento para tomar conciencia y escuchar profundamente nuestra alma dejando que nos guíe, sintiendo hacia donde queremos ir y cómo, en definitiva… preguntándonos que significado, sentido y propósito queremos darle a nuestra vida.La Navidad es una fiesta que tiene su correspondencia con el Solsticio de invierno. Desde tiempos remotos se han realizado celebraciones y rituales durante la noche más larga del año, el momento en el que se cierra el círculo y a partir del que los días empiezan a ser un poquito más largos. Y aunque el solsticio es justo el momento en el que comienza el invierno, la estación más fría en el hemisferio norte, también nos recuerda que existe la esperanza de que llegue la primavera y vuelva a brotar la vida en la tierra.



El solsticio de invierno marcaba el renacimiento del Sol en la cultura romana y en otras culturas como la celta. Los pueblos antiguos celebraban el solsticio de invierno, el nacimiento del sol con fiestas, rituales y ceremonias colectivas en las que había un lugar para los cantos y las danzas. Las grandes hogueras tenían la función de proporcionar calor y recordar la fuerza de un sol recién nacido que empezaba su recorrido hacia la primavera, inundando la tierra con su poder regenerador. Las hermosas ruinas de Stonehenge en Inglaterra fueron en su día un importante observatorio astronómico para celebrar los solsticios y sintonizarse con los ciclos del sol y de la luna.



El solsticio de invierno era el acontecimiento que representaba la renovación de la naturaleza, el auténtico nacimiento del Sol tras el que la vida comenzaba a despertar lentamente de su letargo y los seres humanos veían renovadas sus esperanzas de supervivencia, gracias a la fertilidad de la tierra. Y así como en la tierra las semillas esperan el momento en el que han de germinar, algunos aspectos en nuestro interior anhelan la oportunidad de que llegue la hora de que al fin los escuchemos.



Aprovechemos la Navidad para un verdadero acercamiento con nuestros seres queridos.

Hace siglos que celebramos la Navidad pocos días después del solsticio y algunas tradiciones antiguas aún prevalecen. Los árboles se decoran con bolas de colores y el muérdago mágico que se recoge y coloca en algunos hogares, nos recuerda los rituales y aquellas celebraciones que se remontan a miles de años atrás. Es simbólicamente un periodo para poner fin, cerrar para volver a abrir y empezar de nuevo, en el que sintonizar con los ritmos del sol y realizar rituales de transición para resurgir como el ave fénix.



El solsticio de invierno es el momento a partir del cual nos empezamos a acercar al sol y los días empiezan a ser más largos; se invierte el ritmo hacia la expansión, lo que proporciona un gradual aumento diario de la luz. No olvidemos que los ciclos forman parte esencial de la vida, nos hablan de la transformación de la naturaleza y del cambio inherente a la vida. Comienza el invierno, un tiempo propicio para el silencio, la interiorización y la reflexión consciente, y como no, también para el reencuentro.



Así pues, la Navidad es un periodo de finalización y comienzo de etapa. A nivel individual, es un momento adecuado para ocuparse de los asuntos pendientes, hacer limpieza en general (ordenar la casa, papeles, libros, ropa…) y hacer también limpieza en el plano emocional, poniendo en orden aspectos internos de la propia vida. Algunas personas aprovechan para hacer ayunos y desintoxicar el cuerpo.

Un tiempo que invita a la renovación, a deshacerse de lo que sobra y crear espacio para abrirnos a lo nuevo. Cabe aquí el uso de velas e inciensos que ayuden a crear un amiente propicio para revisar y tomar de conciencia tanto de lo que se ha realizado durante el año como de los nuevos deseos y proyectos, para finalmente discernir entre los aspectos caducos que queremos dejar atrás y aquellos que deseamos sembrar para que den sus frutos. Recordemos que todos albergamos semillas en nuestro interior. Semillas de amor, honestidad, humildad e integridad; semillas de gratitud, solidaridad y compasión.

Hagamos de ésta una Navidad diferente que de verdad merezca la pena.



Es momento para tomar conciencia y escuchar profundamente nuestra alma dejando que nos guíe, sintiendo hacia donde queremos ir y cómo, en definitiva preguntándonos que significado, sentido y propósito queremos darle a nuestra vida. "Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo: su tiempo el nacer y su tiempo el morir; su tiempo el plantar y su tiempo el arrancar lo plantado…", y así hay también un tiempo para compartir, participar y formar parte de un todo mayor, un tiempo donde poner en práctica esos nuevos propósitos que quieren emerger del fondo de nuestro alma.



Ciertamente, en Navidad millones de personas en todo el mundo sienten la necesidad de volver a sus lugares de nacimiento para re-unirse y reencontrarse con su familia de origen. Ahora bien, en lugar de que el viaje sea, como sucede a menudo, una mera formalidad vacía de contenido podríamos aprovecharlo para un verdadero acercamiento, encontrando momentos para hablar con cada miembro de la familia, abriendo nuestro corazón y compartiendo lo que haya en él: sueños, esperanzas, temores e ilusiones. Conversar con niños y mayores de manera que lo primordial sea precisamente esos encuentros de persona a persona en los que se traten temas relevantes para todos.

La celebración de la cena de Nochebuena o la comida de Navidad re-unidos, como los míticos Caballeros de la mesa redonda, podemos vivirlas como una metáfora de la Unidad, del círculo sagrado que a todos nos une y del que todos los seres humanos, sin exclusiones, formamos parte. Es éste un buen momento para recordar a aquellos que ya no están, para los que formaban parte y se han ido y hacer un brindis en su memoria -aunque ello suponga algunas lágrimas- para traerlos a la nuestra y que ocupen el lugar que les corresponde en nuestros corazones

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida