Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

LA PAZ PERFECTA

Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta.
Se presentaron muchos pintores algunos de fama reconocida, con telas que representaban hermosas escenas. El Rey, durante varios días observó y admiró cada obra pero solamente hubo dos que realmente le gustaron y tuvo que elegir una de ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban las apacibles montañas que le rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos los que miraron esta pintura pensaron que sin ninguna duda, reflejaba la paz perfecta. Todos apostaron que sería la elegida.

La segunda pintura también tenia montañas, pero estas eran escabrosas, descubiertas, sin vegetación. Había un cielo furioso del que caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. A la izquierda, se distinguía claramente un árbol partido por un rayo. Montaña abajo parecía retumbar un espantoso torrente de agua.

Toda esta escena no mostraba para nada lo que entendemos por "Paz Perfecta". Más bien todo lo contrario. El Rey, un tanto sorprendido por el cuadro, se detuvo a observarlo con más cuidado y vio tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido y dentro de él sentado plácidamente un pajarito.

¿Cuál de las dos habrá sido la pintura ganadora? El Rey eligió la segunda. ¿Sabés por qué?

Porque paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro, sin dolor. Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas, permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.

Es mi deseo que, a pesar de las circunstancias adversas de la vida, siempre encuentres paz en tu corazón y seas feliz, no importa dónde, ni con quién. Vivir con paz interior es -en definitiva- un acto de elección personal. ¿no crees que es así?

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida