Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Que el hoy sea exactamente lo que tú necesitas que sea.


Que la paz del Señor y la frescura del Espíritu Santo descanse en tus pensamientos, permanezca en tus sueños esta noche y derrote todos tus miedos. Que Dios se manifieste ante ti este día en formas que tú nunca has experimentado. Que tu felicidad sea plena, que tus sueños estén cercanos y tus plegarias respondidas. Oro para que la fe alcance nuevas alturas en ti. Oro para que tu espacio se agrande. Oro por la paz, por la salud, por la felicidad, por la prosperidad, por la alegría, y por el verdadero e inagotable amor de Dios. Dios nos promete un seguro aterrizaje, no un viaje tranquilo. ¡Así sea!

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida