Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

con amor


Photobucket


Despego con amor es otorgar a otro el mismo derecho de equivocarse que yo merezco...

Despego con amor es otorgar a otro el mismo derecho de
equivocarse que yo merezco. Es comprender que no tengo
las respuestas para todo el mundo, y que por lo tanto no
debo decirles a los demás lo que les conviene de acuerdo al
marco de mi limitado mundo de experiencias.

Despego con amor es dejar la obsesión de controlar y
permitir que los otros se encuentren y recojan el regalo de
sus experiencias a través de enfrentar las consecuencias de
sus actos. No es indiferencia, es respeto; no es apatía, es
conocimiento; no es indolencia, es inteligencia emocional.

Despego con amor es separarse emocionalmente de una
situación que me perjudica. No significa que no quiero a mis
semejantes, sino que trato de preservar mi
imperturbabilidad. Es entender la diferencia entre ayuda e
interferencia; la primera es solicitada, la segunda no.

Despego con amor es sentir compasión por la situación de
otro, pero saber que no tengo control sobre la misma y que
no tengo que resolver los problemas ajenos. Es entender que
los seres adultos son dueños de sus actos, y por lo tanto
dueños de sus consecuencias.

Despego con amor es no dejar que el estado de ánimo de
otro interfiera con el mío, ni dejar que las palabras o acciones
de los demás afecten mi serenidad. Es razonar que lo que
otros dicen y hacen es un reflejo de cómo ellos se sienten, y
por consiguiente, no debo tomarlo de forma personal.

Despego con amor es saber que cada ser humano tiene un
Poder Superior que lo protege, y que no debo interceder con
el Plan Divino. Es entender que lo contrario de despego es
control y que el control sobre los demás es simplemente una
espejismo, pues en realidad, sólo tenemos control sobre
nosotros mismos.

Cuando sembramos las semillas del despego con amor en el
terreno de nuestras vidas, entonces recogemos los dulces
frutos de la serenidad.

"Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón
semejante al tuyo."

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida