Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Triunfo



Érase una vez un hombre que vivía muy cerca de un importante cruce de caminos.
Todos los días, a primera hora de la mañana, llegaba hasta allí e instalaba un puesto ambulante en el que vendía bocadillos que él mismo hacía.
Era sordo, por lo tanto no escuchaba la radio. No veía bien, y por lo mismo ni un solo día leía los diarios.


Meses después alquiló un terreno, puso un gran letrero de colores y personalmente pregonaba su mercancía gritando a todo pulmón: "Compre deliciosos bocadillos calientes", y la gente compraba cada día más.
Aumentó la venta, alquiló un terreno más grande y mejor ubicado y sus ventas se incrementaron día a día.


Su fama aumentaba y su trabajo era tanto que decidió buscar a su hijo, un hombre de negocios de una gran ciudad, para que lo ayudara.


A la carta del padre, su hijo respondió: ¡Pero papá! ¿No escuchas la radio, ni lees los periódicos, ni ves televisión?. ¡¡¡¡ Este país está atravesando una gran crisis, la situación es muy mala... No podría ser peor!!!!.
El padre pensó: "Mi hijo trabaja en una gran ciudad, lee los periódicos y escucha la radio, tiene contactos importantes... Debe saber de qué habla...".


Así que revisó sus gastos, compró menos pan, disminuyó la compra de cada uno de los ingredientes y dejó de promocionar su producto. Su fama y sus ventas disminuyeron día a día.


Tiempo después desmontó el letrero y devolvió el terreno. Aquella mañana escribió a su hijo y le dijo: "Tenías mucha razón: verdaderamente estamos atravesando una gran crisis".



"Creer y Confiar en uno mismo es la clave del Triunfo"

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida