Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Por qué a mi?

Photobucket

Su mirada se sumió en el silencio
de una sonrisa opacada por la tristeza
al saberse al descubierto...

Sus ojos se ahogaban en una lágrima
que gemía de dolor y angustia,
al pensarse sin protección...

Su mundo se limitaba a sus pensamientos
absurdos sobre la vida y la muerte;
haciéndose muy presentes y constantes...

Su calvario se hacía insoportable;
se inundaba de sutiles enojos que le
transportaban a cambios repentinos en su ser...

Su vida ya no era vida sino muerte,
o muerte en vida o vida mortal o
simplemente, un vivir sin vivir...

Su espíritu ya no era verdaderamente libre;
sus alas le fueron cortadas con el pasar
de un tiempo llevado a cuestas, sin medida...

Su alma pura y blanca como el marfil,
le fue arrebatada con los años, esos mismos años
que le robaban lo más preciado que tenía...

Su dolor era mudo, pero en su interior
parecía un eco hueco, intenso, que resonaba
hasta hacerse presente en su apagado ser...

Sus horizontes ya no existían; se perdieron
en un porqué, en una sinrazón, en un espacio
nulo y vacío como su corazón...

Su destino parecía estar escrito con sangre,
en un libro donde la tinta era invisible;
tan invisible, como lo puede llegar a ser alguien...

Sus sentimientos... transición constante:
lucha interior aguda, dolor amargo, amor sangrante,
paz a medias, fe escasa, esperanza nula...

Su mente recibía frecuentes reclamos que le llevaban
a enfurecer su ego, a tornarse con más agresividad
y a reconocer, que tal vez, aquél ser que le hablaba, tenía razón...

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida