Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

TE HICE A TI



En la calle vi a una niñita temblando de frío con un vestidito ligero, con poca esperanza de encontrar una comida decente.

Me enojé y le dije a Dios: - "¿Por qué permites esto? ¿Por qué no haces algo para remediar esto? "

Por un rato Dios no dijo nada y esa noche, El respondió de pronto diciendo: - "Ya hice algo para remediarlo...Te hice a TI"

Muchas veces culpamos a Dios por todas las cosas que pasan, y le recriminamos que permite que pasen, y no pensamos en que realmente Dios confía en nosotros para hacer de este un mundo mejor.

Dios no nos anula, nos permite ser parte de su creación, demostrando al mismo tiempo que tenemos la capacidad para ayudar a los demás.

La próxima vez que veas una injusticia, no digas "¡Pobre!" o "¿Por qué Dios permite esto?" , sino actúa, pues tu fe se demuestra con tus actos según lo dice Santiago en una de sus cartas.

Vamos, demuestra a otros que Dios se acuerda de ellos, por medio de ti....

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida