Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

LOS 3 ANCIANOS

Una mujer salió de su casa y vio a 3 ancianos con largas barbas blancas sentados al frente de su casa. No los reconoció. Dijo "Creo que no los conozco, pero deben estar hambrientos? por favor, entren y tengan algo de comer".
"¿Está el hombre de la casa dentro?" preguntaron los ancianos!. "No", dijo ella. "El está fuera". "Entonces no podemos entrar", replicaron.

Al anochecer, cuando su esposo llegó a casa, le contó lo que había ocurrido. "Ve a decirles que estoy en casa e invítalos a entrar". La mujer salió e invitó a los hombres a entrar.

"Nosotros no entramos a casa juntos", replicaron.

"¿Por qué?", quería saber ella.

Uno de los ancianos explicó:
"Su nombre es "Abundancia", dijo señalando a uno de sus amigos, y luego dijo señalando a otro, "el es Exito y yo soy Amor". Luego agregó, "Ahora entra en tu casa y conversa con tu esposo sobre a cual de nosotros quieren en su casa".

La mujer fue y le contó a su esposo lo que le habían dicho. ¡¡Su esposo estaba encantado!! "¡Qué bonito!", dijo. "Ya que este es el caso, invitemos a la Abundancia. Déjalo entrar y que llene nuestra casa con abundancia".

Su esposa no estaba de acuerdo. "Querido, ¿por qué no invitamos a Exito?

Su hija estaba escuchando desde el otro lado de la casa. Salto con su propia sugerencia: "¿no sería mejor invitar a Amor? Nuestra casa se llenaría de amor".

"Escuchemos el consejo de nuestra hija", dijo el esposo a su esposa. "Ve, ve invita a Amor para que sea nuestro invitado".

La mujer salió y le pregunto a los 3 ancianos, "¿Quién de Uds. es Amor? Por favor entre y sea nuestro invitado".

Amor se levantó y empezó a caminar hacia la casa. Los otros 2 se pararon y lo siguieron.

Sorprendida, la señora le preguntó a Abundancia y a Exito; "Sólo invité a Amor, ¿por qué vienen Uds.?"

Los ancianos replicaron juntos: "Si tú hubieras invitado a Abundancia o a Exito, los otros dos de nosotros nos hubiéramos quedado afuera, pero como invitaste a Amor, a dondequiera que él vaya vamos nosotros con él".

¡Donde quiera que haya Amor hay también Abundancia y Exito!

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida