Aunque sientas el cansancio; aunque el triunfo te abandone; aunque un error te lastime; aunque un negocio se quiebre; aunque una traición te hiera; aunque una ilusión se apague; aunque el dolor queme los ojos; aunque ignoren tus esfuerzos; aunque la ingratitud sea la paga; aunque la incomprensión corte tu risa; aunque todo parezca nada; ¡VUELVE A EMPEZAR!

Que Bueno,

¿Las circunstancias de la vida se presentan ante nosotros como dados lanzados sobre una mesa de vidrio. No importa como los tiremos, pues podremos ver cualquiera de los numeros, variando nuestra perspectiva. En la vida hay personas que solo ven los numeros bajos y otras que siempre ven los numeros altos.
Cuentan que un rey tenia un consejero que ante circunstancias adversas siempre decia: "que bueno, que bueno, que bueno". Un dia de caceria, el rey se corto un dedo del pie y el consejero exclamo: "que bueno, que bueno, que bueno".

El rey, cansado de esta actitud, lo despidio y el consejero respondio: "que bueno, que bueno, que bueno". Tiempo despues, el rey fue capturado por una tribu para sacrificarlo ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno para su divinidad al estar incompleto, dejandolo en libertad.

El rey ahora entendia las palabras del consejero y penso: "que bueno que haya perdido el dedo gordo del pie, de lo contrario ya estaria muerto". Mando llamar a palacio al consejero y le agradecio. Pero antes le pregunto por que dijo "que bueno" cuando fue despedido. El consejero respondio: "si no me hubieses despedido, habria estado contigo y como a ti te habrian rechazado, a mi me hubieran sacrificado".

La vida es como un laberinto, con muchos caminos por tomar. En el diario caminar podemos estrellarnos contra las paredes cuando las circunstancias son dificiles. Pero hay que tomar una actitud como la del consejero de la historia: positiva y de desapego.

Nada ganamos angustiandonos, preocupandonos y torturandonos con los problemas. Para cualquier dificultad en la vida existe una razon que muchas veces escapa a nuestra perspectiva y no entendemos en el momento.

No podemos entender el porque de todas las paredes del laberinto, a menos que nos elevemos y veamos la figura completa. La vida es un aprendizaje permanente: Todo estudiante recibe primero la leccion y luego los problemas por resolver. En la vida real es al reves: primero nos dejan problemas para resolver y luego debemos deducir la leccion. De la misma forma como la tension durante un examen hace que baje nuestro rendimiento, la vida nos prueba que la mejor forma de rendir bien es con desapego y una buena actitud. *Por que es tan dificil enfrentar los problemas con una actitud positiva?, por la distancia entre usted y el problema.

Imaginese que va en patines y remolcado por un auto, si tiene la cuerda muy corta entre usted y el auto, seguramente no vera con anticipacion los baches en la pista y se golpeara. En cambio, si usted es remolcado por un auto con una soga larga, vera los baches y podra esquivarlos.

Lo mismo ocurre en la vida: mientras mas distancia tomemos y tengamos mas soga entre nosotros y los problemas, podremos tener la libertad para escoger nuestra respuesta y evitar los golpes. El estres, el trabajo exagerado, la falta de tiempo para descansar, para la familia y para desarrollar actividades espirituales; en suma, el estar desbalanceado acorta la soga y nos quita libertad para responder.

Si llegamos del trabajo con estres y nuestro hijo comete una travesura, reaccionamos desproporcionadamente, haciendole daño a quien mas queremos. Cuando estamos tensos y con sobrecarga de trabajo en la oficina y un colega nos hace una critica, explotamos. Asi creamos un clima laboral contraproducente y afectamos las relaciones interpersonales.

Dediquele tiempo a la persona mas importante de su vida: Usted. Alargue su soga ante los problemas, balanceando su vida. Asi, la proxima vez que se enfrente a una dificultad podra decir como el consejero del rey: "que bueno, que bueno, que bueno".

Follow by Email

Pensamientos y reflexiones,

Para reflexionar


Piensa en los que no tienen qué comer cuando rechaces tu comida